Autoconsumo industrial: todo lo que necesitas saber

Índice de contenido

En los últimos años, la conciencia sobre la importancia de la sostenibilidad y la necesidad de adoptar fuentes de energía renovable ha ido en aumento. Esto ha llevado a muchas empresas en busca de fabricantes de placas solares para satisfacer sus necesidades energéticas, y una de las opciones que ha ganado popularidad es el autoconsumo industrial. A continuación, exploraremos qué es, cómo funciona, sus beneficios y cómo se puede implementar en las empresas.

¿Qué es el autoconsumo industrial?

Es un sistema mediante el cual las empresas generan su propia energía eléctrica a partir de fuentes renovables, como la energía solar, y la utilizan para cubrir sus necesidades energéticas internas. Esto implica que la empresa produce su propia energía en lugar de depender exclusivamente de la red eléctrica convencional.

¿Cómo funciona el autoconsumo industrial?

El autoconsumo industrial funciona mediante la instalación de paneles solares en la infraestructura de la empresa, ya sea en su techo o en otras áreas disponibles. Estos paneles solares captan la energía del sol y la convierten en energía eléctrica, que puede ser utilizada directamente en el funcionamiento interno de la empresa, como para alimentar maquinaria, iluminación o sistemas de climatización.

Cuando la energía generada por los paneles solares es mayor que la demanda energética de la empresa en un momento dado, el exceso de energía se inyecta a la red eléctrica convencional y se compensa mediante la compensación de energía eléctrica. Por otro lado, cuando la demanda energética de la empresa es mayor que la energía generada por los paneles solares, la empresa utiliza la energía de la red convencional como complemento.

Es importante destacar que el autoconsumo industrial puede ser complementado con sistemas de almacenamiento de energía, como baterías, para almacenar el exceso de energía generada durante los períodos de mayor producción y utilizarla en momentos de menor generación, lo que permite una mayor independencia energética.

Beneficios del autoconsumo industrial

Sostenibilidad y responsabilidad ambiental

Es una opción sostenible y respetuosa con el medio ambiente, ya que utiliza fuentes de energía renovable, como la energía solar, que no emiten gases de efecto invernadero ni contribuyen al cambio climático. Al implementar el autoconsumo industrial, las empresas pueden reducir su huella de carbono y cumplir con sus objetivos de responsabilidad ambiental, lo que puede mejorar su imagen de marca y atraer a clientes y socios comerciales comprometidos con la sostenibilidad.

Autoconsumo industrial y responsabilidad ambiental

Ahorro económico

Una de las ventajas más evidentes es la reducción de los costos energéticos a largo plazo. Al generar su propia energía, las empresas pueden disminuir su dependencia de la red eléctrica convencional y, por lo tanto, reducir sus facturas de energía. Además, en algunos casos, las empresas pueden vender el exceso de energía generado a la red y obtener ingresos adicionales.

Independencia energética

Permite a las empresas ser más independientes en términos energéticos al generar su propia electricidad. Esto reduce su dependencia de los precios y regulaciones de la energía convencional, lo que puede proporcionar una mayor estabilidad y seguridad en el suministro de energía a lo largo del tiempo. Además, en casos de interrupciones en la red eléctrica convencional, las empresas con sistemas de autoconsumo industrial pueden mantener su operatividad, lo que minimiza los impactos negativos en su producción y funcionamiento.

Empresas con autoconsumo industrial

Cumplimiento normativo

En muchos países, existen regulaciones y políticas que promueven la adopción de energías renovables, incluido el autoconsumo industrial. Al implementar estos sistemas, las empresas pueden cumplir con las normativas locales y regionales en materia de energía renovable, lo que puede resultar en incentivos fiscales, beneficios económicos o cumplimiento de requisitos de sostenibilidad para licitaciones o contratos gubernamentales.

Mejora de la competitividad

El autoconsumo industrial puede ser una ventaja competitiva para las empresas, ya que muestra su compromiso con la sostenibilidad y la responsabilidad ambiental, lo que puede ser atractivo para los consumidores conscientes del medio ambiente y para otros actores del mercado. Además, al reducir los costos energéticos, las empresas pueden mejorar su rentabilidad y competitividad en el mercado, lo que puede resultar en una posición más sólida en comparación con la competencia.

Innovación y tecnología

Su implementación implica la adopción de tecnologías renovables y la integración de sistemas de generación, almacenamiento y gestión de energía. Esto fomenta la innovación y el desarrollo tecnológico en el ámbito de la energía renovable, lo que puede impulsar la evolución y mejora de las soluciones de autoconsumo industrial en el futuro.

Contribución a la mitigación del cambio climático

Al utilizar fuentes de energía renovable como la energía solar, ayuda a mitigar el cambio climático al no emitir gases de efecto invernadero durante su producción. Al reducir la dependencia de combustibles fósiles y disminuir la demanda de energía de la red eléctrica convencional, el autoconsumo industrial contribuye a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono (CO2), y otros contaminantes atmosféricos asociados. Esto representa una forma efectiva de luchar contra el cambio climático, al tiempo que se promueve un modelo de negocio más sostenible y responsable con el medio ambiente. En Tamesol somos especialistas en ayudar a las empresas a crear un futuro más verde. Si estas pensando en pasarte a la energía solar, te ayudamos a hacerlo realidad en tu empresa.

Presupuestar un proyecto

Dame tus mejores condiciones

Ser distribuidor de energía solar

Consulta para convertirse en distribuidor de energía solar

Entradas relacionadas

Tamesol

Contruyendo un futuro verde